Lo que he aprendido a los 29

No es la primera vez que me toca escribir en un cumpleaños, sinceramente no sé que pasó a los 26, 27 y 28, pero a mis 25 escribí algunas memorias que desde aquí veo que me estaba a punto de dar una crisis nerviosa. Lo bueno que ya lo superé y ya soy una mujer súper adulta que duerme en pijama galáctica (ayer una morra me hizo pensar que si ocurre un siniestro, yo saldría en pijama galáctica con todos mis vecinos, equis, estoy segura que más de uno saldría en camiseta del PRI de las elecciones pasadas #coloniarústica)...

No soy monedita de oro, y ¿tú?

Feliz 11 de enero del 2018, sí, no les di el abrazo de año nuevo y no pienso desearles feliz año a estas alturas, ni que fuera un tipo maniacón llegando a saludar a la cajera del banco #trueStory, pero ustedes siempre lo han sabido rubiecitxs #esqueyolosamo. Pude haber empezado el año contándoles todo lo relacionado a cumplir sus propósitos del 2018, pero mejor les contaré mi primer aprendizaje del 2018: cómo ser feliz al no ser monedita de oro. Antes de terminar el año, en uno de mis #cafecitosInstagrameros, (¿qué? ¿cómo que no me sigues en Instagram? @RUBIADELPUEBLO)...

Los límites en las redes sociales

Precisamente ayer estaba pensando en lo mucho que odio Whatsapp, lo sé, es una red social y aunque antes me he promulgado FAN de todo lo que tenga que ver con conectarse a través de internet, Whatsapp para mi es lo peor de lo peor. ¿Pero en realidad me disgusta una herramienta cuyo único objetivo es facilitar la comunicación o más bien lo que me disgusta son esos usuarios que deberían conectarse fácil y todo lo vuelven complicado? TIN TIN TIN! Estrellita, le atinaron, es la segunda. Aunque todos usamos Whatsapp, su mercado más grande está compuesto por personas que...

Lo que piensen de mi, no es mi problema

No sé si fueron mis interminables noches de universitaria en el Cuartel y/o sus derivados, cantando a todo pulmón, Me vale lo que piense la gente de mi, es mi vida y yo soy así. O mi favorita, A quién le importa lo que yo haga, a quién le importa lo que yo diga, yo soy así, así seguiré, nunca cambiaré ie ie ie ie. Y antes de que empiecen a sacar sus conclusiones de que ya estoy en edad de que me guste Chayanne, ¡¡NOOO, JAMÁS!!! Esas rolas ya eran oldies antes de que yo las cantara, sí...

Volver arriba