¿Qué es eso de AIRBNB y con qué se come?

Hola, ¿cómo estás? Espero no del todo mal, aún no recibo la postal, que prometiste el día que te fuiste. ¿Ya? ¿Les sirvió mi intro para adentrarlos en el mood viajero? Perfecto, así los quería tener, porque hoy hemos llegado a otro de nuestros favoritos (Y por nuestros me refiero de mías tías y mío)  #MiércolesDeTips  y esta vez les estaré platicando qué es AIRBNB, ¿con qué se come? ¿es vegano? ¡Nada de eso!

Cuando inicié contándoles mis aventuras en New York, a muchos (un primo jajajaja, no se crean si soy bien influencer) les llamó la atención el depita esotérico en el que pasé mis días. Sinceramente no creí que les llamaría la atención usar AIRBNB, pero ahora recuerdo que antes de usar la app también tuve esa desconfianza seguida de un “Que sea lo que DIOR quiera” y como yo no quiero que ustedes sufran, porque ya bastante sufren cada fin cuando no les contesta el innombrable les ahorraré las preocupaciones y les daré algunos tips para que se queden tranquilos.

Primero, ¿qué es AIRBNB? AIRBNB es una app o sitio web que te permite alquilar depas, cuartos o casas de particulares en cualquier lugar del mundo y su nombre significa AIR bed and breakfast, pregunta de examen para fin de mes.

¿Cómo le hago para alquilar un sitio? Lo primero que debes hacer es crear un perfil, es muy fácil y ya que lo tengas, empieza la bueno. Puedes buscar el lugar que quieres visitar, el tipo de alojamiento que necesitas (puede ser cuarto privado o compartido, departamento/casa), el rango de precios que te interesa pagar y puedes usar filtros con requerimientos específicos, como que tengan alberca, pet friendly, con cocina, entre otros. Lo que yo recomiendo es elegir de las opciones que requieran que el anfitrión te apruebe, porque, al menos en lo personal, brinda más confianza poder comunicarte con la persona que te rentará el lugar antes de hacer cualquier trato. Así que simplemente le envías un mensaje y le dices que estás interesado en alquilar el sitio por ciertas fechas, de dónde eres, quiénes van y listo, el anfitrión o host, aprobará tu solicitud para hacer la reservación. Es importante que antes de hacer la reservación aclares todas tus dudas y no des nada por sentado, desde preguntar la hora del check in o si hay flexibilidad para hacerlo, hasta si hay plancha que puedas usar, la comunicación es LA CLAVE. Por cierto, no te espantes, pero hasta que hagas tu reservación, la dirección del lugar será liberada, aparecerá la ubicación muy general en el mapa,  así que si necesitas estar cerca de algún lugar en específico, pregúntale al anfitrión qué tipo de transporte puedes usar o qué tanto tiempo tardas para llegar desde su departamento, para considerar si es tu mejor opción.

¿Es legal? En la mayoría de los lugares sí, en New York, por ejemplo, no lo es. Es tanta la oferta que muchos hoteleros se empezaron a quejar de bajas en sus servicios, por tal motivo se hizo una ley para proteger los intereses del hotelero y “del huesped”. A pesar de que no es legal, todos siguen alquilando sus depas y medio mundo los sigue rentando, porque es más cómodo, más fácil y sobre todo más barato. Así que no te espantes de que algún host te pida que si algún vecino pregunta digas que eres amigo del primo que vino a cuidarle la casa.

¿Pueden haber fraudes? Lamentablemente sí, te pueden dar gato por liebre, aunque exista un intermediario como AIRBNB que no les suelta el dinero a los host hasta que te cerciores que llegaste al lugar que te dijeron, puede ser tedioso y frustante no encontrar por lo que pagaste y lo que planeaste. Mi recomendación es que elijas un anfitrión que tenga la insignia de Superhost, quiere decir que han recibido muchos huéspedes, que éstos los han calificado con cinco estrellas, pero sobre todo que casi nunca te cancelan a última hora.  Si no es un Superhost, por lo menos ten en cuenta que debe estar verificado, es decir, que AIRBNB haya comprobado que es quien dice ser.

¿El host vive ahí? ¿Cómo entraré al depa? Aunque son preguntas que te recomiendo le preguntes a tu host de interés porque cada uno tiene su estilo y normas para recibir a un huesped. Te contaré mi bella experiencia, mi host siempre fue una pelirroja en una foto de la app, un fantasma, si me hubiera tomado un shot de tequila por cada vez que veía una pelirroja y decía, esa es la Jeanni, LA Jeanni, mi íntima amiga, ya hubiera sido #LadyNewYork, pero esa es otra historia, el punto es que nunca la conocí, nuestra conversación se mantuvo por medio de la app y las llaves me las entregó por medio de un útil candadito con código que al abrirlo salía una llave. Fácil, sin tener que fingir sonrisas o pláticas inoportunas después de un viaje de 13 horas y con la flexibilidad de llegar a la una de la mañana sin tener preocupado o desvelado a nadie.

Y, ¿sabes qué es lo más bonito? Que no necesitas viajar a otro país para aprovecharlo y en vez de estar buscando condos de mala muerte en algún grupo de Facebook para el puente patrio en San Carlos o en cualquier otro destino de México, simplemente pones la ciudad en el buscador y listo, una docena o más de opciones. ¿Pero sabes qué es aún más bonito? Qué funciona como Uber, y puedes obtener descuentos en tu primera reservación y después compartir tu propio código con tus amiguitos, ¿dónde consigues un código de promoción para tu primer viaje? ¡Ay! No venía preparada, te dejo el mío es.airbnb.com/c/argela12

Espero que este #MiércolesDeTips sea de mucha ayuda para sus futuros viajes y que sigan descubriendo el maravilloso mundo de viajar aunque sea a la esquina.

#EsQueYoLosAmo

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: