New York: Itinerario, la ruta del unicornio y más

Hola mis rubiecitos, hoy es el día, el último día de mi serie de post sobre New York, no se preocupen ya lo estoy superando, pero no me quería ir sin antes compartirles un itinerario simple, sencicho e instagrameable, porque ¡hey! Si no publicas las fotitos de tu viaje mientras los demás están godineando,¿en verdad saliste de viaje?

En fin, ya les había hecho menciones de lo hermoso que es  usar la tecnología. Ahora podemos utilizarla para verificar cualquier cosa, ropa, carros, celulares, restaurantes, el internet es una maravilla, por lo que usarlo para planear tus viajes es lo mejor que nos puede pasar en la vida. Una ciudad tan grande como New York requiere planeación y aunque estoy a favor de ir a dónde te lleve el viento, tener todo planeado te da muchos beneficios. Es por eso, que gracias a hashtags, ubicaciones, blogs y por supuesto mis 8 semestres de Turismo en la San Marino… ok, en el ITSON, pero quería sentirme parte de una telenovela colombiana, ¿se han fijado que hago muchas referencias de programas de televisión? En fin, a nadie le importa y a lo que vienen es a que les deje un tour completo y la ruta del unicornio en New York.

Mi viaje fue de 8 días, pero haré uno de 5, porque sinceramente recorrimos los lugares básicos y nos dio un poco de tiempo de repetir algunos que nos gustaron, así que me imagino que alguien que vaya completamente a turistear podrá lograrlo en menos días.

DÍA 1. Central Park y el MET Museum

Yo quería llegar a New York por Grand Central cual Serena Van Der Woodsen y de ahí irme arrastrando a Central Park, pero llegué en la madrugada y fue otra historia, pero aún recuerdo mi primera impresión en Manhattan, recuerdo que era de mañana como las 10 am, si de por sí las 10 son madrugar, súmenle que en mi ranchito eran las 7 am, así que aquí tienen una representación gráfica de mi cara, obvio esta vez si era el perrito de blanco, ¡estaba en New York! Continuo, subí las escaleras del subway, vi los edificios y de mi ronco pecho surgió mi clásico ¡PA’SU MECHA! que en inglés es el “I’ve got a feeling we are not in Kansas anymore”, después de meterme a un TJ Maxx o Marshalls, la verdad eso sí no recuerdo, porque #sonorense  para comprar unos calcetines porque como les dije mis zapatos de caminar resultaron no ser para caminar, dejé que el esplendor de Manhattan me contagiara, caminé unos pasos, levanté la vista y ahí, ante mis propios ojos estaba Central Park. Yo no podía esperar mi momento Encantada, estaba segurísima que Patrick Dempsey me estaba esperando en la fuente y “¿Cómo sabrá que la amas?” Yo pensé que todos cantarían a mi alrededor, oh desilusión, no solamente llegué bofeada a la fuente, si no que tampoco pude ver a J.Lo con el traje blanco robado de cuando trabajaba de housekeeper caminando por The Mall. Mi punto es, Central Park es grandísimo así que la mitad de tu día se irá visitando los puntos más importantes: Umpire Rock, The Pond, Bethesda Terrace, Conservatory Water, Belverde Castle, Bow Bridge. Si no quieres caminar, puedes rentar una bicicleta y recorrer todo el parque, yo la verdad me equivoqué con mi outfit y me llevé el vestido más corto del mundo a viajar por New York, así que ni siquiera me pude subir a la roca, pero ustedes no cometan mi horror, lleven ropa cómoda, tennis, mucha agua y si quieren algo para hacer un picnic.

En Central Park, o al ladito, está el MET museum, que tiene una cooperación voluntaria de 25 dólares, y por voluntaria significa que puedes aportar lo que tú gustes y/o tu bolsillo te permita. Todo iba muy bien hasta que recordé que los objetos inanimados grandes me provocan cierto pánico, así que entrada, pinturas, cultura romana, griega, china, Egipcia, medio me desmayo, gracias, bye, pero sé que ustedes no tienen estas locuras, así que vale la pena.

Después de Central Park y el MET mis piernas ya eran de bailarina y mejor decidimos tomar un bus, que fue el mejor tour porque nuestro amiguito chofer nos platicó toda la historia de las calles por las que pasábamos y nos recomendó las mejores hamburguesas de New York al enterarse tristemente que queríamos probar las famosas Shake Shack. Comimos en Shake Shack y personalmente ganó In&Out.

Para terminar con el día uno, decidimos ir a Times Square, ser parte de esa ola de turistas y caminar por Broadway, si tienes la oportunidad de entrar a una obra, just do it (mensaje patrocinado por Nike). Aunque te recomiendo ir otro día cuando no estés todo sudado por caminar tanto. Otra cosa, si quieres comprar souvenirs baratos, hay una tienda de 99 cents. que es una trampa para que te enamores de lo demás, pero no digas que no te lo advertí.

Yo regresé a los rumbos de Times Square en mi último día y visité la Biblioteca, el Bryant Park, Empire State y Top of the Rock, pero también puedes hacerlo el mismo día si no te pasas tanto tiempo en Central Park y tus piernas de bailarina te lo permiten.

DÍA 2.  La estatua de la Libertad, Ellis Island, Wall Street y 9/11 Memorial

La mejor opción es tomar el ferry de Statue Cruises que sale de Battery Park, que por la compra de tu ticket te llevará a la isla de la Estatua de la Libertad y a Ellis Island, sí, donde Will Smith llevó a su cita en Hitch, si esto sale bien me iré a NY a hacer mi movie tour. Lo cool de esto es que te bajas, te subes y te vas a la otra isla y de regreso cuando quieras, porque hay bastantes horarios hasta las 5pm. Si quieres subir hasta la corona, debes reservar tu ticket con meses de anticipación, porque si no, sólo podrás estar en la reserva. Lo que nosotros hicimos fue brunchear un subway en Battery Park, llevarnos unos snacks en la mochilita, hicimos la fila de los tickets y la entrada al ferry. Por cierto, nosotros no quisimos comprar el City Pass ni el New York Pass porque muchos turistas no lo recomendaban, y tenían razón, quienes tenían los pases tenían que hacer la misma fila que nosotros para cambiarlos por tickets, así que fast line, por lo menos, aquí no.

En la Isla de la Estatua hay un restaurantito, muchísima gente, aunque están planeando una expansión y harán algo muy cool próximamente, como nosotros ya habíamos comido, solo llevamos snacks y compramos unas deliciosas limonadas para disfrutar nuestra tarde. Tomamos el Ferry para ir a Ellis Island, donde puedes conocer la historia de los inmigrantes en Estados Unidos.

Después de regresar a Battery’s Park caminamos un poco más para conocer Wall Street y tocarle al toro lo que todo el mundo le toca. Estuvimos un tiempo en el 9/11 memorial, que en lo personal no quise tomar foto, porque aunque es muy impresionante creo es una falta de respeto.

Turisteamos un poco cerca de Soho, donde caminé por una calle, me detuve y dije, POR AQUÍ VIVE CARRIE BRADSHAW. Desafortunamente no tenía mi cel para verificarlo, y terminé comprando un pancake y un pudín de banana en Magnolia’s Bakery. No me lo comí porque mi objetivo de esa noche era terminar nuestro recorrido en el Meatpacking Distric comiendo una deliciosa Magnum en Magnum Store, que obvio es parte del tour del arcoíris.

Al regresar a mi casa me di cuenta que efectivamente estaba a unos pasos del depa de mi íntima amiga imaginaria Carrie Bradshaw, así que si ustedes van, no duden en pasar por 66 Perry St. y tomarse su respectiva foto.

DÍA 3. Brooklyn Bridge, DUMBO, Chinatown, Little Italy… 

Nuestra ventaja era que estábamos en Brooklyn, por lo que primero visitamos DUMBO (Down under the Manthattan Bridge Overpass) abajo del puente encuentras foodtrucks bien hipsteriosos, donde puedes comer algo rico y rápido, después te pasas al Brooklyn Beach Park, donde puedes tomar las clásicas fotitos del Skyline y te subes al Brooklyn Bridge. No pierdes nada atravesándolo, yo sobreviví con todo y fotos sin gente, así que estoy segura tú también lo lograrás. No puedes perder esa experiencia. Eso sí, lleva agua.

 Bajando al puente dirígete a Wu Kong en Chinatown, donde podrás encontrar uno de mis sitios favoritos de la ruta del unicornio, el postre más instagrameable del momento: la nieve con algodón de azúcar alrededor. Por 11 dólares puedes comprar una bola de nieve, cubierta de lo que quieras y con un algodón azúcar del color que quieras, una foto que realmente vale la pena. Solo que no abuses en las fotos porque el helado se derrite. Lo mejor es colocar la nieve en uno de los conitos de metal que tienen para, con una cuchara, ir comiéndola y al mismo tiempo probar el algodón de azúcar. OBVIO lo aprendí de una quinceañera a un lado mío, a mi casi me sacan del restaurante por hacer un embarradero de chispitas. Prometo subir el video en Instagram Stories.

Después si tienes las agallas y por agallas me refiero a #sergorditadulcera como yo, te pasas a Taiyaki, para probar la nieve en forma de pescadito que sabe a hotcake,  y/o pedir una malteada en un salvavidas de unicornio. #RUTADELUNICORNIO

Continuamos con la comedera en busca de la mejor pizza de New York , la cual se debería encontrar en Little Italy para ser más específica, Joe’s Pizza. La verdad no fue lo que esperábamos, pero hey, comimos en Joe’s y en frente estaban un juego de basket así como en las películas. No sin antes hacer unas paradas en Pietro Nolita, que si eres más fit puedes comer comida italiana ahí donde todo es rosa y super bonito, y Elizabeth Garden, que estoy segura salió en alguna película, pero no recuerdo cual.

DÍA 4. Coney Island. 

Por un problema con el cargador tuvimos que hacer una parada antes de llegar a Coney Island y era en un barrio bajo donde se encontraba el único Best Buy, gracias a DIOR por esta decisión porque nos topamos con una pop-up store de H&M donde la ropa estaba baratísima. Pero ustedes  pueden aprovechar esa mañana y estar desde temprano en la playa, nosotros llegamos un poquitín tarde y al otro día fuimos a una playa en Queens, pero si no quieren visitar tanta playa, la de Coney Island está perfecta.

En Coney Island, tierra de baños limpios y bloqueador solar gratis, deben comer hot dogs en Nathan’s y tomarse unas chevecitas. Disfruten la playa, el atardecer y traten de ganar un Pikachú gigante en los jueguitos de Luna Park. TODOO EL MUNDO traía un Pikachú original gigante, parecía que les salía del confleis dirían sus tías, porque las mías pura avenita, pero parece que de todos los juegos estilo expo elegimos el peor y fui la única persona que no pudo tener un Pikachú de mi tamaño. Les deseo que ustedes sí puedan lograrlo y me traigan uno. Turistea por los murales y si tienen suerte, tal vez las calles estén cerradas con un DJ tocando para los turistas alguna canción de Michael Jackson.

DÍA 5. Soho, Greenwich, Chealsea Market y High Line o Juego de los Yankees 

Yo soy muy atrabancada, y el día 3 visité todo Lower Manhattan, pero realmente vale la pena visitar el Chelsea Market, High Line y Soho especialmente, porque si te gusta turistear, detenerte en cada tienda como yo y comer rico, esta será tu parte favorita de New York.  Visitarlo con calma es lo mejor, pero si no tienes tanto tiempo, puedes hacerlo después de visitar la Estatua de la Libertad o el día 3, no te preocupes por la noche, en New York son las nueve y apenas oscureció.

Si quieres sacar más provecho y están en temporada de algún juego, te aconsejo ir a un juego de basketball o baseball, yo fui al Juego de los Yankees en el Yankee Stadium, compramos los boletos en línea y ya estábamos listos.

Como iba desde Brooklyn, hice una parada especial en the Bagel Store para comprar mi última adquisición de la ruta del unicornio: el unicorn bagel. Es inmenso, por lo que lo pude meter al juego y comérmelo ahí. Google maps nos envío a Grand Central, que no había visitado hasta el momento, para que tomáramos un tren que nos llevara directo al Bronx, pero no contaba que somos mañosos y preferimos sacarle jugo a nuestras Metrocards e irnos en subway, aunque el juego inicia a las 7, nosotros llegamos a las 2pm puedes ir a al Botanical Garden que a mi quedó pendiente o hacer lo que nosotros, turistear en los puestos. Te recomiendo llegar temprano porque hay muchísima gente y el subway se retrasa, además,  todos empiezan a llegar desde las 5 porque hay giveaways y si te esperas cerca de las entradas también puedes ver a los beisbolistas.Si llegas temprano puedes entrar al museo, tomarte fotos y por qué no, empezar la comedera. Me volví a comprar un dogo por cierto.

Como les comentaba 5 días son adecuados, no corres para visitar todo y te da el tiempo de disfrutar cada lugar. Espero mi itinerario/ diario de viajera les sirva y puedan disfrutar tanto de esta grandiosa ciudad como yo. No olviden seguirme y leer mis otros tips aquí. 

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: